Básicamente podemos tratar casi cualquier tipo de formato de archivo digital, aunque siempre será más sencilla la entrega en un formato normalizado y con las características propias para la no modificación del mismo en cuento a correcciones en el perfil de color, formato y tipografías. No es conveniente el uso de programas de ofimática como el paquete Microsoft Office u Open Office y modificar este tipo de formatos de archivo para los resultados finales puede ser contraproducente.

El formato ideal de recepción es  un archivo tipo PDF con las tipografías vectorizadas y desarrollado en formato de colores CMYK. También es ideal un mapa de bits en formato TIF. Cualquier tipo de documento para pequeño formato deberá estar mínimo a una resolución de 300 ppp para obtener resultados de calidad en la impresión final.

Si su trabajo está desarrollado en programas como Adobe InDesign (.ind),  Adobe Illustrator (.ai .eps), Adobe Photoshop (.PSD; .TIF; .EPS) o Corel Draw (.cdr), también podremos acceder a ellos sin problemas aunque es posible que por cambios de versión o de tipografías puedan sufrir algún tipo de modificación indeseable.

Posted in: Proceso de Preimpresion