La serigrafía y tampografía son  las técnicas de impresión más utilizadas para la producción en serie de estampados en superficies irregulares sobre objetos de multitud de formas y materiales. La serigrafía y tampografía son las técnicas que utilizamos mayormente para imprimir todos los productos relacionados con regalos de empresa y merchandaising así como para productos comerciales o de consumo según el caso, debido a su versatilidad y economía para en su reproducción.

  Serigrafía

Esta técnica de impresión, consiste en el estampado con tintas pasando a través de una matriz formada por un tejido enmarcado que se bloquea en las partes que no forman parte del diseño final. Las matrices se fabrican a partir de una emulsión fotosensible que permite una versatilidad muy amplia a la hora de crear cualquier diseño.

La capacidad de poder depositar una cantidad de tinta de forma controlada consigue resultados muy variados tanto en acabados en el relieve como en los resultados cromáticos.

La serigrafía cuenta con varias ventajas propias:

  • Capacidad de impresión sobre diversos materiales como pueden ser papel, vidrio, madera, plásticos, tela natural o sintética, cerámica o metal...

  • Impresión sobre prácticamente cualquier tipo de superficie plana, cilíndrica, esférica, cónica, cúbica, etc.

  • Posibilidad de imprimir en exteriores o fuera de taller como podría ser el caso de vehículos, puertas, vitrinas, maquinaria, etc.

  • Resultados de colores vivos con resistencia y permanencia al aire libre gracias a fuertes depósitos de tinta.

  • Amplitud en la posibilidad de uso de un amplio abanico de tipos de tintas como sintéticas, textiles, cerámicas, fluorescentes, termocromáticas, etc.

  • Acabados en colores saturados, transparentes, fluorescentes, brillantes, mates o semibrillantes.

  • Rentabilidad en tirajes cortos o largos.

  Alguna desventaja de la serigrafía podría ser: Gracias a la capacidad de poder imprimirse sobre casi cualquier superficie, en algunos casos, la calidad de la impresión puede verse mermada según la superficie sobre la que se imprima.

Tampografía


La Tampografía  es un proceso de impresión que puede transferir una imagen en dos dimensiones a un objeto en tres dimensiones. Esto se logra mediante un  proceso de impresión indirecta que implica una imagen que es transferida desde un cliché a través de una almohadilla de silicona sobre casi cualquier tipo de superficie. La impresión por tampografía se utiliza para la impresión de superficies que de otro modo serían difíciles o casi imposibles de imprimir como objetos de automoción, objetos médicos, promocionales, ropa y electrónicos, así como electrodomésticos, artículos deportivos y juguetes.

La tampografía posee múltiples ventajas:

  • Versatilidad, ya que permite poder imprimir sobre prácticamente cualquier superficie: curva, plana, cóncava, convexa o estriada, así como sobre cualquier material polipropileno, siliconas, plásticos de ingeniería, cerámicas, vidrios, etc.

  • Reproducción precisa consiguiendo una reproducción exacta del original.

  • Velocidad en el proceso de estampación y rapidez en el secado. Con una aplicación mínima el secado es casi instantáneo sobre superficies plásticas mientras que sobre superficies como el cristal o el metal requiere de un poco más de tiempo.

  • Bajo coste ya que permite producción en masa en tiempos records.

Como desventajas podríamos destacar:

  • El área de impresión es bastante limitado.

  • Puede resultar un pequeño relieve de tinta en el acabado.

  • La aplicación debe ser precisa para no romper el tampón.

  • Necesidad de múltiples pasadas para conseguir un acabado multicolor lo que aumenta el tiempo de producción.  

  • Imposibilidad de imprimir sobre superficies textiles.